miércoles, 4 de mayo de 2011

10 maneras de ser para escribir microrrelatos

Javier Perucho, editor, ensayista y experto del microrrelato en México, me ha pedido un decálogo para publicar en su blog Miretario. Ante la sorpresa de la solicitud y el honor que me hizo, le envié este, que titulé, 10 maneras de ser para escribir microrrelatos, y que reproduzco para todos ustedes.

1. Sé respetuoso. La literatura ha dado grandes maestros que pueden enseñarte. Antes de escribir, por favor, lee.
2. Sé implacable. Escribe tu historia como la sientes. Cuando escribes con sinceridad, dejas que hable tu corazón.
3. Sé inconforme. Aun cuando creas que tu micro está listo, reléelo y enfréntate a él. Puede ser una batalla feroz, pero al final, ambos terminarán ganando.
4. Sé riguroso. No dejes ninguna palabra al azar. Tienes muchas cosas para decir y poco tiempo para convencer.
5. Sé iluso. Deja que tu imaginación llegue donde tu razón no te deja. Lo peor que puede pasar es que encuentres algo nuevo que decir.
6. Sé humilde. No subestimes la inteligencia del lector. Por más grande que te sientas, siempre lo tendrás a él como tu juez.
7. Sé travieso. Diviértete con lo que escribes. Si logras sacarle una sonrisa al lector, no importa cómo denominen tu texto. Ya hiciste algo grande.
8. Sé persistente. Si tu historia no convence, escribe otra. En algún momento, la cadena se soltará a tu favor.
9. Sé agradecido. Tienes dones y facultades que otros ni siquiera imaginan. Hay problemas reales en el mundo más allá de que a unos cuantos no les guste lo que escribiste.
10. Sé necio. Nadie puede decirte como escribir.

11 comentarios:

Campanula dijo...

Excelente post ;) muy muy hermoso

Ananda Nilayán dijo...

Un abrazo, Esteban, me gustan tus diez maneras para escribir, más allá del micro. Vale para cualquier estilo.

Un abrazo

Susana Camps dijo...

Estupendo decálogo, me lo imprimo para trabajar a fondo los mandamientos que me salto siempre. Aunque quien esté libre de pecado...

Jesus Esnaola dijo...

Me gustó, Esteban. Lo suscribo, aunque no siempre lo cumpla.

Abrazos.

Pedro Alonso dijo...

Me parece un decálogo inspirado y una guía extraordinaria para todo amante del género de la microficción. Me gustaría contar con tu permiso para inaugurar con este texto una nueva sección en mi blog, dedicada a publicar una selección de escritos de otros autores. Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Un decálogo para tener a mano cuando decidas darle al mundo un microrrelato... buenísimo
Además me gusta el enfoque "maneras de ser para escribir microrrelatos". Muy acertado
Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Qué alegría es ver de nuevo por aquí caras conocidas que hace rato no pasaban.

Campanula, te lo agradezco. No tanto como la visita. Es una alegría enorme volver a verte.

Ananda, claro que vale, mi querida, pero yo apenas he escrito un par de novelas muy muy malas y solo me siento a gusto con el microrrelato. Por eso creo que se suscribe mejor a este género.

Susana, imprímelo y cuando puedas aplicarlo me lo dices. Un beso.

Esteban Dublín dijo...

Jesús, de eso se trata: de no cumplirlo.

Pedro: será un honor que inaugures tu nueva sección con el texto de este servidor, que ya se encuentra en la bitácora de Perucho en su sección Decálogos. Un abrazo.

Anita, agradezco cada palabra y me halaga que pueda contribuir para tus futuros micros.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Más que las maneras de ser, que me gustan mucho, me pareció muy chévere que el decálogo fuera dedicado a eso: a las maneras de ser. Muestra que no todo es técnica sino que todo nace de la persona que escribe y reescribe.

las caras que no pasamos sí leemos aunque mudos. Abrazos

Un Poco Rara dijo...

Yo agregaría "Sé ambicioso. Buscá tu estilo y cuando lo encontrés, buscá perfeccionarlo." pero ya no sería un decálogo ;)
Y ojo, nadie puede decirte cómo escribir pero siempre viene bien escuchar las críticas, generalmente constructivas.
Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Mauro, de eso se trata: de ser a la hora de escribir. Puedes tener toda la técnica del mundo, pero sin alma, tu texto no le llega a nadie. Qué bueno verte pasar por aquí una vez más. Sabes que esta es tu casa.

Un poco rara, anímate a hacer tu decálogo. Te aseguro que te divertirás. Gracias por pasar.