miércoles, 25 de mayo de 2011

Acerca de Esteban Dublín

Hace poco, un escritor colombiano me preguntó una serie de cosas sobre mí que no estaba preparado para responder. Y quizá, algunos de ustedes me conozcan por este blog o por La Internacional, que codirijo con amigos microrrelatistas. Lo que nunca me detuve a pensar es que quizá quieran saber algo adicional de mí.

Entonces, que sirva de excusa esta ausencia de microrrelato para que pregunten lo que quieran sobre este servidor.

Los escucho.

14 comentarios:

Daniel Llénobrac dijo...

Jajá, Esteban, ¿cuál es ese hábito o costumbre que siempre has querido dejar?

Daniel Sánchez dijo...

Buenas Esteban, ¿quién es el microrrelatista de la comunidad bloguera al que más admiras? Vamos el que lidera bajo tu opinión tu ranking personal.

Un saludo

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Iba a preguntar que cuándo entraba a twitter y me encuentro que ya... pensaré otra como ¿de dónde sale el seudónimo?

Gi dijo...

¿En qué lugar preferís escribir? ¿Tenés uno fijo? ¿Necesitás alguna condición ambiental (música de fondo, silencio)? ¿Directamente en la computadora o antes escribís en papel?

Claudia Sánchez dijo...

1- ¿Vas a responder las preguntas?
2- ¿Pensás en el microrrelato en términos de negocio?
3- Si así fuera, qué te parece el concepto "alfabetización microrrelatista" aplicado a la enseñanza de la lectura y escritura del género?
4- ¿A veces te sentís presionado a publicar algo -aunque el tiempo no te alcance o las ganas te falten- y lo hacés?
5- ¿Esto es una ensayo para una nueva sección en IM? "Lo que siempre quisiste saber sobre (fulanito) y nunca te atreviste a preguntar"? ;-)

Abrazo,

Esteban Dublín dijo...

Daniel Llénobrac:

Soy un enfermo del fútbol. Tengo la fea costumbre de comerme las uñas hasta la madre. Mi esposa me regaña con frecuencia por insistir en quitarme los nervios que me produce el fútbol, o cualquier otra cosa, comiéndome las uñas. Si pudiera quitarme esa costumbre, lo haría.

Esteban Dublín dijo...

Daniel:

En red acualmente hay muchos muy buenos, pero creo que eso no se puede medir solo por lo bueno que publican, sino por la consistencia en la escritura. Hoy por hoy, Agustín Martínez Valderrama, me parece "sobresaliente" del resto de microrrelatistas. Para un nacido en la red, y sin contar que ganó Relatos en Cadena, sus microrrelatos son magníficos. Tengo especial predilección, además, por su sección Wínnapu. Para quienes no lo conocen, lo recomiendo con fervor.

Esteban Dublín dijo...

Mauro:

Debo decir que aun no sé cómo incorporar automáticamente las entradas a mi Twitter, que es @danielferavila. Si lo sabes tú o alguien, por favor, díganme cómo se hace.

Con respecto a tu pregunta, la respuesta es larga, pero trataré de resumirla. Cuando era pequeño, en mi colegio implementaron un concurso en la clase de Geografía que nos ponía a competir a todos los estudiantes para saber las capitales de los países y países con capitales. Con orgullo, puedo decir que gané ese concurso en mi colegio, pero dos especialmente llamaron mi atención por su sonoridad: Tirana, capital de Albania y Dublín, capital de Irlanda. Desde ese día dije que crearía una fábrica de Donas que llevara el nombre Dublín, aunque no fue más que una fantasía. Luego, con el tiempo, le incorporé Esteban, un nombre que siempre me ha encantado.

El día que hablé con mi editor para lanzar el libro, me recomendó que publicara con el seudónimo, porque ya tenía un público cautivo.

No sé si siga publicando con mi seudónimo, pero si la decisión la tuviera que tomar hoy, diría que seguiría con él.

Esteban Dublín dijo...

Gi:

Las condiciones para escribir no me las pongo yo, sino el ambiente. Me salen microrrelatos en cualquier lugar. Hace dos años, cuando viajé a Cuba, veía a los guardias de abordaje en el aeropuerto y no pude evitar preguntarme todas las despedidas que tendrían que haber visto en su trabajo. Ese día nació el microrrelato Abordaje, pero solo lo escribí cuando llegué a Bogotá.

Generalmente, escribo en mi oficina, cuando tengo una idea clara y no puedo dejar de escribirla, pero también he escrito en papel que luego paso a limpio. Las ideas iniciales cambian por completo, pero el resultado en el Word siempre es el que más disfruto ver.

Esteban Dublín dijo...

Claudia:

1. Eso precisamente estoy haciendo y de eso se trataba.

2. La verdad no veo al microrrelato como un negocio. Yo trabajo en publicidad y es lo que me ha dado para vivir toda la vida. El microrrelato es una pasión que he adquirido a partir de mi amor por la lectura y la literatura. Seguiré escribiendo en este blog, seguiré publicando si algún editor así lo quiere, pero nunca he pretendido vivir de esto.

3. Ya ves que no es así, pero me gustaría que extendieras tu teoría para saber hacia dónde va tu punto.

4. Sí, Claudia. La verdad es que a veces me siento presionado a publicar porque sé que si dejo de hacerlo de manera repentina, pierdo la costumbre. Procuro publicar sagradamente tres veces a la semana, pero escribo todos los días, porque soy redactor publicitario. Además, creo que el secreto del escritor está en su disciplina. Leer es lo único que te permite -y te inspira- a escribir.

5. Es una buena idea, Clau. Aunque para que tenga éxito, tendrá que ser con personajes mucho más interesantes que yo.

Y ahora, después de tanto tiempo y abusando de tu confianza después de responder todas tus inquietudes te pregunto algo que siempre he querido saber: ¿Te arrepientes de no haber aceptado estar en La Inter?

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Esteban, yo tampoco sé pero averiguo y le cuento...

Claudia Sánchez dijo...

Jajaja! Bonitooooooo! Gracias por contestar Esteban.
Empiezo por el final: no me arrepiento de haber declinado tu generosa oferta. Yo soy muy rigurosa con los compromisos que asumo y si veo que no podré cumplirlos, prefiero bajarme.
Yo sí creo que los microrrelatos podrían ser un negocio editorial (no sé si papel o digital)pero para ello creo que necesitamos hacer una alfabetización sobre microrrelatos en la población de lectores generales, para empezar. Personalmente me frusta enormemente cuando alguien de mi entorno, casi todos lectores, no comprende un microrrelato. O cree que es un texto mal escrito. A eso me refiero con la alfabetización.
Abrir las mentes para que dejen de funcionar con material predigerido. Hacerlos pensar.
Hace poco alguien decía que el género no tenía por qué ser masivo, que estaba bien si era algo elitista. Creo que de esa manera, pronto nos aburriremos de leernos unos a otros, en hermético círculo vicioso. Yo voy por la vía opuesta.
Igualmente los leo y los sigo Internacionalmente!
Besos,

Anita Dinamita dijo...

1 - ¿De qué lugar dentro o fuera de ti salen los unicornios, ninfas, sirenas, y mundo mitológico?
2 - ¿son tus vecinos parecidos al edificio que escribes?

Gracias, me encantó esta "sección"
Abrazos

Esteban Dublín dijo...

Anita:

Hasta ahora veo tu mensaje.

1. Los seres mitológicos salen estrictamente de mi interés por lo literario. Me he adentrado en ese mundo con el fin de escribir la serie Zooilógico, lo que me exige conocimiento.

2. Son mis vecinos los del edificio que escribo.